¿Conoces los beneficios de la fangoterapia en la piel?

Admin Termas 0 Comments

Hace tiempo que se el uso del barro sobre la piel no falta en balnearios, spas y centros de estética. La fangoterapia tiene lugar desde el antiguo Egipto por sus propiedades curativas, y en la actualidad sobre todo recurrimos a ella con fines cosméticos para conseguir un buen aspecto de la piel.

No obstante, el fango cuenta con muchos otros beneficios que no deberías perderte, por eso desde Estetic.es te explicamos los más destacados para que no dudes en recurrir a ellos como alternativa natural:

1. EFECTO EXFOLIANTE

Las envolturas de barro son un perfecto exfoliante de rostro y cuerpo que permite una mayor entrada de oxígeno en los poros regenerando las células encargadas de desarrollar el colágeno y la elastina, también encargas de liberar las toxinas y de tensar el cutis.

2. MEJORA LA ELASTICIDAD

Los minerales que componen el barro son un verdadero bálsamo para la piel, de forma que mejora tanto su tono, como la elasticidad gracias al silicio, el zinc y el cobre.

3. REDUCE LA CELULITIS

El fango fomenta una correcta circulación sanguínea, lo que además se traduce en una reducción considerable de los acúmulos de grasa localizada, así como una mayor tonificación y un efecto reafirmante.

4. FAVORECE LA RECUPERACIÓN MUSCULAR

Los tratamientos a base de fangoterapia también se realizan en temas fisioterapéuticos. Y es que, los barros volcánicos, o incluso el fango mezclado con parafina contribuyen a una pronta recuperación deportiva y de las lesiones musculares, la artrosis o los problemas de osteoporosis. En estos casos se aplica mediante masajes terapéuticos o como baños intensivos de barro.

5. CUIDA LA SALUD DEL ORGANISMO

Su aplicación en el abdomen ayuda a paliar los problemas relacionados con la digestión mejorando el tránsito intestinal, mientras que si aplicamos el barro sobre la cabeza actúa como un descongestivo y alivia los dolores de cabeza y las cefaleas. Además, sus efectos sobre el cuerpo suelen ser refrescantes, revitalizantes e incluso, vigorizantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *