Talasoterapia y Fangoterapia, alternativas de siempre

Admin Fangoterapia 0 Comments

Cada vez son más las personas que viajan por el mundo en busca de bienestar para su salud, y qué mejor manera para lograrlo que utilizando los recursos naturales, con propiedades medicinales, que existen en esos lugares visitados En la actualidad existe una tendencia, cada vez más creciente, de combinar tiempo de ocio con bienestar para la salud, lo que ha hecho que el segmento de Turismo y Salud se dispare en términos estadísticos a nivel mundial.
Sin embargo, no podemos ver este fenómeno como una moda que se impone, puesto que, desde tiempos inmemorables, los seres humanos se trasladaban hacia zonas donde podían encontrar algún tipo de alivio natural a sus dolencias, ya fuera con aguas minero-medicinales, fangos o barros con ciertas propiedades curativas, o simplemente al mar.
Propiedades de la Talasoterapia
La Talasoterapia es un método que se basa en el uso de diferentes medios marinos –agua de mar, algas, barro y otras sustancias extraídas del mar–, juntos o por separado, y del clima marino como agente terapéutico. Puesto que contiene más de 80 elementos necesarios para el buen funcionamiento del organismo humano, el agua de mar es valorada por su composición físico-química, especialmente por el alto contenido de sodio y potasio, que regulan la cantidad de agua en las células y los tejidos.
Asimismo, el movimiento del mar también resulta beneficioso, puesto que las olas producen un efecto tonificante que equivale a un hidromasaje de la superficie corporal, consiguiendo un estado de bienestar general, que ayuda a combatir el estrés, la ansiedad y la depresión.
La densidad del agua de mar es 2,5 veces superior al agua dulce, lo cual permite que los movimientos corporales sean más fáciles de realizar, y por lo tanto se produzca una mayor relajación muscular, que permite aliviar procesos reumáticos, la artritis y la osteoporosis.
También la tensión arterial desciende cuando se está a la orilla del mar, ya que los ambientes húmedos tienen un efecto sedante, que aumenta si la temperatura es entre 20 ºC y 30 ºC. La aplicación en Talasoterapia de las algas aporta al cuerpo minerales como el yodo, calcio, fósforo, potasio, magnesio, cobre, zinc y flúor, así como vitaminas, aminoácidos y otras sustancias con propiedades antibióticas, antitumorales y antioxidantes, que retrasan el envejecimiento cutáneo.
Los barros marinos contienen una alta concentración de minerales procedentes de la fauna y flora marina. Ellos se aplican directamente sobre la piel, mezclados con agua de mar, al tiempo que la acción de los minerales y oligoelementos pasan al organismo a través de la piel, por lo que pueden ser utilizados en casos de psoriasis, entre otras dermatitis.
También combaten la celulitis y la flacidez. Por su parte, el aire marino es rico en yodo, iones negativos y ozono, un agente que purifica el aire gracias a sus propiedades antisépticas, antibióticas y relajantes, que estimulan las defensas y producen bienestar. Esto lo hace útil, además, en procesos asmáticos y en la faringitis.
Beneficios de la Fangoterapia La Fangoterapia es un tratamiento milenario que consiste en aplicar sobre la piel diversos tipos de fangos y barros para mejorar su aspecto, con los que además se pueden tratar algunos problemas médicos.
Las aplicaciones locales de fango se recomiendan en los siguientes casos: » Enfermedades del sistema locomotor: inflamaciones de las articulaciones, secuelas de traumatismos óseos y articulares, contusiones, luxaciones, lumbagos, dolores musculares en general, prevención del reumatismo, la artritis, gota y el ácido úrico. » Para el sistema digestivo: aplicado sobre el abdomen ayuda en los problemas de indigestión, reduce la temperatura visceral y ayuda en el tránsito intestinal.
Asimismo, puede rebajar la inflamación de algunos órganos internos como el hígado, el útero o los ovarios. » Para el sistema nervioso: además de algunas neuralgias, muchas personas han mejorado también los estados de insomnio, angustia y ansiedad. » Para cicatrizar heridas, picaduras, quemaduras, abscesos y supuraciones, llagas, úlceras e incluso algunos tumores benignos. »
Como complemento en los programas de pérdida de peso, ya que atrae los líquidos a la superficie, mejora el funcionamiento de los órganos de eliminación y mitiga la celulitis. » Al limpiar los poros, hace que la piel transpire mejor, y que algunos de sus nutrientes ayuden a la elaboración del colágeno, principal ingrediente para la tersura del cutis.

Junto a su capacidad de absorción de toxinas, es apto para varios problemas estéticos relacionados con la piel, pues hidrata y ayuda a hacer desaparecer las pequeñas imperfecciones, incluidos muchos tipos de manchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *